RFC SAT

¿Por qué tengo que darme de alta en el RFC?

El RFC es un requisito para la vida mexicana. Como todo recurso del Estado, las personas tienden a tergiversar su esencia generalmente por  desconocimiento, si bien son pocas las personas que no saben acerca de este registro hoy día, lo que hace que tengan dudas acerca de su uso y la conveniencia de tenerlo o no.

¿Por qué tengo que darme de alta en el RFC?

Ventajas y desventajas al usar RFC

Mucho se especula acerca de que el RFC posea ventajas y desventajas tanto en usarlo como en estar ingresado en el sistema.

En cuanto a ventajas, más que eso son beneficios de poseer RFC que otorga la ley, como un incentivo para su uso.

Lo de las desventajas, es cuestión de perspectiva e interpretación, pues si usted considera que estar apegado a la ley es un serio inconveniente, es probable que su convivencia en sociedad presente algunos tropiezos. Las leyes y normas son dictadas en aras de ordenar y regular la convivencia social.

El Registro Federal de Contribuyentes está contemplado en el Código Fiscal de la Federación, constituyéndose en deber jurídico tributario. Todo deber conlleva responsabilidad de hecho u omisión, por lo que no importa como lo vea, usted debe inscribirse en el RFC.

Anteriormente se ha dicho que la ley no obliga a todo ciudadano a registrarse en el RFC, no es un deber constitucional.

Por ejemplo: Este documento es requerido en muchas gestiones ante la Administración Pública y Tributaria, por lo que es vital tenerlo para fines prácticos.

Por otro lado, si usted ya está en edad contribuyente, el hecho por sí solo de la mayoridad (mayoría de edad legal), jurídicamente lo hace sujeto pasivo de la relación impositiva con el Estado.

Es decir, tiene el deber de registrarse porque para el Estado usted es susceptible de convertirse en contribuyente en cualquier momento: Comprar un alimento, el cual tiene un impuesto incluido, pagar un servicio público, cualquier acto cotidiano lo hace contribuyente.

Así mismo, la naturaleza de la actividad que desempeñe como sustento -dependiendo de qué haga usted para vivir-, lo obliga ante la autoridad fiscal a registrarse. Es decir, el RFC es obligatorio para la mayoría de las personas físicas. Además obligatorio para todas personas morales, para estos sin excepción.

Los trámites de la vida civil ya lo exigen también en muchas instancias. Esto es, en cuanto a la obligación de tener RFC.

Ahora, en cuanto a las “ventajas” que ofrece registrarse, las cuales como vimos no son tales, pudiesen contarse el ingresar al sistema AFORE, INFONAVIT, en el cual aplica una exención de impuesto si el sujeto contribuyente obtiene ingresos  por actividad inherente a la agricultura, pesca, ganadería o silvicultura.

Si usted quiere recuperar el IVA pagado cuando adquirió un bien para sí mismo o para su establecimiento estando en régimen de actividad empresarial o profesional independiente, por medio de su comprobante fiscal expedido al momento de la compra que lo acredita como propietario legal de este, puede hacer uso del derecho inserto.

Muchas otras se han enumerado ya, como el acceso a ayudas sociales, becas, subvenciones, buscar empleo, obtener créditos para emprendedores, abrir cuentas bancarias, ser titular de tarjetas de créditos, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *