RFC SAT

¿Por qué tengo que darme de alta en el RFC?

El RFC es un requisito para la vida mexicana. Como todo recurso del Estado, las personas tienden a tergiversar su esencia generalmente por  desconocimiento, si bien son pocas las personas que no saben acerca de este registro hoy día, lo que hace que tengan dudas acerca de su uso y la conveniencia de tenerlo o no.

¿Por qué tengo que darme de alta en el RFC?

Ventajas y desventajas al usar RFC

Mucho se especula acerca de que el RFC posea ventajas y desventajas tanto en usarlo como en estar ingresado en el sistema.

En cuanto a ventajas, más que eso son beneficios de poseer RFC que otorga la ley, como un incentivo para su uso.

Lo de las desventajas, es cuestión de perspectiva e interpretación, pues si usted considera que estar apegado a la ley es un serio inconveniente, es probable que su convivencia en sociedad presente algunos tropiezos. Las leyes y normas son dictadas en aras de ordenar y regular la convivencia social.

El Registro Federal de Contribuyentes está contemplado en el Código Fiscal de la Federación, constituyéndose en deber jurídico tributario. Todo deber conlleva responsabilidad de hecho u omisión, por lo que no importa como lo vea, usted debe inscribirse en el RFC.

Anteriormente se ha dicho que la ley no obliga a todo ciudadano a registrarse en el RFC, no es un deber constitucional.

Por ejemplo: Este documento es requerido en muchas gestiones ante la Administración Pública y Tributaria, por lo que es vital tenerlo para fines prácticos.

Por otro lado, si usted ya está en edad contribuyente, el hecho por sí solo de la mayoridad (mayoría de edad legal), jurídicamente lo hace sujeto pasivo de la relación impositiva con el Estado.

Es decir, tiene el deber de registrarse porque para el Estado usted es susceptible de convertirse en contribuyente en cualquier momento: Comprar un alimento, el cual tiene un impuesto incluido, pagar un servicio público, cualquier acto cotidiano lo hace contribuyente.

Así mismo, la naturaleza de la actividad que desempeñe como sustento -dependiendo de qué haga usted para vivir-, lo obliga ante la autoridad fiscal a registrarse. Es decir, el RFC es obligatorio para la mayoría de las personas físicas. Además obligatorio para todas personas morales, para estos sin excepción.

Los trámites de la vida civil ya lo exigen también en muchas instancias. Esto es, en cuanto a la obligación de tener RFC.

Ahora, en cuanto a las “ventajas” que ofrece registrarse, las cuales como vimos no son tales, pudiesen contarse el ingresar al sistema AFORE, INFONAVIT, en el cual aplica una exención de impuesto si el sujeto contribuyente obtiene ingresos  por actividad inherente a la agricultura, pesca, ganadería o silvicultura.

Si usted quiere recuperar el IVA pagado cuando adquirió un bien para sí mismo o para su establecimiento estando en régimen de actividad empresarial o profesional independiente, por medio de su comprobante fiscal expedido al momento de la compra que lo acredita como propietario legal de este, puede hacer uso del derecho inserto.

Muchas otras se han enumerado ya, como el acceso a ayudas sociales, becas, subvenciones, buscar empleo, obtener créditos para emprendedores, abrir cuentas bancarias, ser titular de tarjetas de créditos, entre otros.

RFC SAT

Régimen de Actividades empresariales de las Personas Físicas

En este renglón de la clasificación de las personas físicas en el RFC, se encuentra un gran segmento de la población inscrita en el sistema, pues la mayor parte de las actividades empresariales las desempeñan personas que han ido adquiriendo bienes con el tiempo, a través de pequeñas inversiones en el comercio o el ejercicio de oficio y/o profesión, formando un capital con el cual en lo sucesivo hacen crecer la pequeña empresa.

Régimen de Actividades empresariales de las Personas Físicas

Régimen de Actividades Empresariales

Categoría que comprende los contribuyentes que realizan actividades comerciales, industriales, autotransporte, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas, dentro del cual no se establece un límite de ingresos, cosa que sucede con las actividades profesionales. Esto se deriva de la naturaleza de cada ocupación y de las rentas que cause cada una de ellas.

Proceso de inscripción en el RFC

– Iniciar el trámite a través de la página del SAT http: //www.sat.gob.mx/Paginas/Inicio.aspx. Aquí ingresará en las ventanas emergentes en el orden: trámites/RFC/Inscripción Personas Físicas. Si posee CURP el procedimiento es trámites/RFC/Inscripción Con CURP.

Coloque todos los datos en los campos requeridos y obtendrá en un tiempo muy breve su homoclave del RFC.

Actualización de información. Tipos de avisos.

Todos los procesos pueden realizarse a través de la página del SAT, excepto los que la autoridad tributaria indique expresamente se realicen de manera presencial previa cita:

– Apertura o cierre de establecimiento, sucursal, local fijo, semifijo o almacén.

– Aviso de suspensión y reanudación de actividades.

– Aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones fiscales.

– Actualización de domicilio fiscal, el cual debe registrarse por el portal y completarse con la presentación de los documentos exigidos en el catálogo de trámites, sólo si el acuse de presentación así lo determina, indicando solicitar cita ante las oficinas del SAT.

– Aviso de cambio de nombre de personas físicas y defunción, ambos igualmente presencial y con presentación de recaudos.

Facturación electrónica de la Actividad Empresarial

La actividad empresarial en el régimen de las personas físicas exige la emisión de factura electrónica. Para lo cual debe obtener un certificado de sellos digitales a través de la página oficial del SAT http://www.sat.gob.mx/Paginas/Inicio.aspx. Allí se dirige a Trámites/Factura Electrónica/Solicitud de Certificados de Sello Digital con su homoclave y contraseña del portal, y siga los pasos que le indique el sistema.

La contabilidad del Régimen de Actividades empresariales

– En el primer escenario, si los ingresos en un año fiscal no exceden los dos millones de pesos, puede llevar la contabilidad en el programa Mis Cuentas del portal SAT.

​- Si los ingresos del año fiscal superan los dos millones de pesos, el empresario debe llevar su contabilidad en sistemas electrónicos capaces de generar archivos en formato XML.

Obligaciones fiscales por cumplir

Las personas físicas incluidas en este régimen tendrán como obligaciones ante la autoridad fiscal:

– Expedir comprobante a los clientes.

– Llevar la contabilidad de los ingresos y egresos de la empresa.

– Hacer las declaraciones mensual, anual, informativa e informativa múltiple DIM.

– Formular Estado de posición financiera y levantar inventario de existencias al 31 de diciembre de cada año fiscal.

– Efectuar retenciones del ISR en el pago de sueldos y salarios a empleados y entregarles en efectivo las cantidades que correspondan por concepto de crédito al salario, si aplica.

– Expedir constancias de percepciones y retenciones a los empleados, a más tardar en el mes de febrero de cada año.

– Llevar el registro específico de las inversiones por las cuales se tomó la opción de deducción inmediata.

– Calcular en la Declaración Anual del impuesto sobre la renta, la participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa PTU.

– Presentar Declaración Informativa de Operaciones con Terceros DIOT cada mes al SAT sobre operaciones con proveedores.

Fuente: https://laecologiaespolitica.org.mx/como-sacar-el-registro-federal-de-contribuyentes-con-homoclave/

RFC SAT

Razones legales por las cuales debe estar en el RFC

Es muy común encontrar en los foros de Internet personas que desean saber las “desventajas” de estar en el RFC, y muchas más dando respuestas a tales dudas.

Esta interrogante específica surge del desconocimiento tanto del instrumento como de la ley, pues no existe tal cosa como desventajas, en todo caso consecuencias de acciones, u omisiones al respecto. 

Muchas personas alegan no querer registrarse porque les acarrea la desventaja de tener que declarar absolutamente todo cuanto generen o perciban, tarea que debe ser realizada por un Contador.

Cuya contratación por sí sola el común la percibe como desventaja por los honorarios que cobra, quien tendrá la función de notificarle cada vez que le corresponda cancelar tributos, cuánto es el monto y cuáles son los conceptos.

Así mismo, mientras más altos sean los ingresos. Así serán los impuestos.

Esto es falso desde muchas perspectivas y, además afirmarse en esta creencia dice mucho de su disposición a mantenerse en términos de la legalidad ante la Administración y los preceptos de la norma fiscal.

¿Por qué es falso?

En primer lugar, sí debe declarar todo cuanto perciba, sin embargo existen distintos regímenes dentro del sistema fiscal para clasificarlo como contribuyente y cada uno tiene requisitos y obligaciones distintas, acordes a cada caso.

Si usted es un asalariado, por ejemplo, es quien menos responsabilidades tiene ante la Administración Tributaria, por lo que no hay razón para preocuparse.

Segundo, los servicios de un Contador son costosos, pero usted sólo requerirá de uno cuando sus ingresos, cualquiera que sea su régimen de personas físicas, superen los dos millones de pesos anuales; montos inferiores a esta cantidad pueden ser declarados a través de la aplicación Mis Cuentas en la página oficial del SAT.

Estimado lector, si usted gana dos millones de pesos anuales y se niega a declararlos. Es evidente que tiene un pequeño problema de acatamiento de autoridad, porque no toda la población puede acceder a esta cantidad de dinero, seamos sensatos.

Para exigir derechos, hay que cumplir deberes.

Tercero, obviamente que mientras más percepciones e ingresos haya tenido dentro del ejercicio fiscal, mayor será el monto de sus gravámenes.

No obstante, la ley contempla múltiples beneficios de exenciones y rebajas para cada caso, circunstancia y régimen, para todos hay, por lo que no necesariamente debe ser siempre excesivo el monto a pagar.

A la Administración Tributaria le conviene darle muchas opciones de rebajas porque de lo que se trata es de captar contribuyentes e insertar la cultura tributaria en la sociedad en general, que sepan cuál es el objetivo de cumplir con las cargas impositivas que le correspondan.

Para el Estado es preferible percibir sólo el 2% de su ingreso anual. Por ejemplo, que no percibir absolutamente nada, porque el 2% suyo, sumado al de sus vecinos, otras personas del municipio, luego del Estado, hasta llegar a percibir el de miles a nivel nacional, hacen un ingreso importante en las arcas de la Nación.

Principales consecuencias de estas desventajas

Por otra parte, hay consecuencias adicionales que sí constituyen verdaderamente desventajas muy claras, derivadas de no registrarse en el RFC.

Usted debe formar parte del padrón impositivo de la Nación porque, legalmente, a partir de los 18 años de edad, todas las personas son contribuyentes, incluso si no posee actividad económica alguna (porque es desocupado, por ejemplo). Ya que jurídicamente es declarante de derecho, aunque no sea contribuyente de hecho.

No registrarse ante el RFC también es delito fiscal, el cual debe usted evitar por encima de todo para que no afecte las actividades conexas de su vida civil, recuerde que el RFC lo piden para casi todo y esa infracción, con su nivel de gravedad, va a quedar para siempre en el sistema.

RFC SAT

RFC Inactivo

Al darse de alta en el Registro Federal de Contribuyentes, se le asigna un código el cual le pertenece para siempre, este tiene carácter de único, y sin importar cuanto tiempo pase, este sigue siendo el mismo. Solamente, pasa de estado activo a inactivo.

Si al momento de realizar gestiones fiscales recibe un aviso de que se encuentra inactivo en la opinión de cumplimiento de obligaciones expedida por el portal del SAT, no significa que el RFC en si haya sido desactivado, más bien responde al hecho de que usted algún momento usted se dio de baja o hizo aviso de suspensión actividades, en este sitio puedes consultar tu RFC para ver si existe sin problema.

Para solucionar la situación basta con reanudar actividades, y actualizar nuevamente el régimen bajo el cual tributará. Debe considerar que este proceso no es instantáneo, tendrá que esperar algunos días para que su estado aparezca nuevamente como activo y pueda realizar las gestiones que necesita.

Su RFC permanece sin importar el tiempo que este inactivo (en caso de tratarse de una persona física), este no puede ser cancelado u otorgado a otra persona, ya que está conformado por sus datos de identidad, usted puede dejar de realizar actividades económicas y reanudarlas según sea su situación. Simplemente tendrá que avisar al SAT sobre ello.

Es importante recordar que el RFC no cambia, ni tampoco se da de baja, lo que se da de baja, suspende o inactiva es la obligación tributaria, de acuerdo al régimen bajo el cual se haya registrado. Con el mismo RFC, puede ir agregando o reduciendo obligaciones según la actividad económica que realice.

El que su RFC muestre un estado inactivo, no quiere decir que este sea invalido, así que no tiene que preocuparse por ello, en el momento que lo necesite nuevamente, sin importar el tiempo que pase, podrá utilizarlo sin ningún inconveniente, por supuesto, siempre avisando al SAT que su situación fiscal ha cambiado.